Pasa al interior y ponte cómodo

17.2.06

Érase otra vez...



CAPERUCITA. Insatisfecha. Pechos grandes.
Hoteles y domicilios. Tfno. 906422924


Y un día de verano, al mediodía,
Caperucita se quedó en la casa,
echó un par de costillas en la brasa
y puso el brécol al bañomaría.

Comió, fregó, se dio una ducha fría,
se puso el camisón de fina gasa,
llamaron a la puerta y dijo pasa,
creí que no venías, vida mía.

Luego de rematar la sobremesa,
llevó a su cama al joven cazador
y, en bragas, le propuso ser su presa.

Después él le quitó el sujetador
pero ella le advirtió con voz francesa:
Son cinco de los grandes, por favor.

5 comentarios:

  1. Jo! y parecía tan buena caperucita :)

    ResponderEliminar
  2. ¿el teléfono es de verdad?

    Con esa rima tan clara, y tratándose de Caperucita, ¿lo incluimos en una antología del tipo "Raúl Vacas para niños y niñas (grandes)"?

    ResponderEliminar
  3. Cada uno tiene sus necesidades y caperucita no es una excepción.
    Todo tiene un precio, hasta los cuentos llevan un codigo de barras en su trasero.
    Besos
    Mamen

    ResponderEliminar
  4. Pobre caperucita. Las miserias que los poetas adivináis en los cuentos de niños ponen los pelos de punta a cualquiera.

    Especialmente los martes por la tarde.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:51 p. m.

    caperucita se llamaba Letizia???

    ResponderEliminar