Pasa al interior y ponte cómodo

3.2.10

Esto y ESO

Mano sobre mano, palabra sobre palabra, como dijera Ángel González. Así es como he recibido Esto y ESO, libro que hace el número 117 de la Colección Alandar de la Editorial Edelvives y que tengo el gusto de firmar.
Con este libro Edelvives trata de acercar la poesia a los adolescentes, de convertirla en herramienta de trabajo, de crecimiento personal y de aprendizaje.
El libro trata de ser, precisamente, un guiño a los chicos y chicas de la ESO, un modo de mostrarles que la poesía puede estar al alcance de su mano, sin necesidad de que se la prescriba un profesor (cosa que, por otra parte, deberían hacer todos los profesores y no sólo del área o el departamento de Lengua y Literatura).
El libro está organizado en diferentes secciones que se corresponden con las principales materias que se cursan en la Educación Sencundaria Obligatoria. Recuerda, en este sentido, a la Enciclopedia Álvarez o a otros libros que agrupaban en un sólo volumen todos los saberes que debía conocer el estudiante de entonces.
Hay textos que nos introducen en el terreno de las matemáticas, otros nos llevan a reflexionar sobre la propia Literatura y su enseñanza, y otros se adentran en el terreno de la física o la biología.

Ha sido un placer trabajar de la mano de Jorge Hernán Gómez e Ignacio Chao en el proceso de edición.
Revisar los textos uno a uno, encajar las citas que acompañan a muchos de los poemas, organizarlos de la mejor manera posible se convirtió, gracias a Jorge, en una labor creativa y gratificante. De modo que mi reconocimiento, en primer lugar, para él.
Mi agradecimiento, también, para Pilar Careaga quien me invitó a formar parte de la colección Alandar y me abrió las puertas de la editorial. Y a Paloma de la Concha, por contar conmigo en las tareas de formación de profesores.
Pero también aprovecho -como hacen los artistas cuando recogen un premio- para extender mi gratitud a Raquel López y María Sánchez-Tabernero, de A Mano Cultura, que hicieron de Celestinas en mi primera aproximación a la editorial (en el II Congreso de Literatura Infantil y Juvenil) y que correrán la voz de biblioteca en biblioteca y de librería en librería, gracias al gallo del Club Kirico. Y a Gonzalo Moure, el primero que tuvo en su bandeja de correo el libro y que ya hablaba de él antes de su publicación por colegios e institutos (ahora, de hecho, ha pedido 4 ejemplares a la editorial para llevárselos, con fines "evangelizadores" y debajo del brazo, al Amazonas.
Gracias, por último (antes del aplauso final) a Isabel Castaño, mi mujer, por su sobresaliente ayuda en la confección del libro. Y a todos los que crecen día a día a la sombra de un poema.

Aquí os dejo la portada, que nos recibe con una mano abierta, y otros contenidos del libro:




En la contraportada puede leerse el siguiente texto:

Pasa, lector, y ocupa aquí tu asiento,
abre este libro, hojea sus materias,
siente del corazón las cosas serias,
prueba el remedio del conocimiento.

Será la geografía tu alimento,
sangre la nueva historia en tus arterias,
secundarias las fiestas y las ferias,
la biología tu mejor sustento.

Lee cada poema con paciencia,
estudia los idiomas de los besos,
las matemáticas de tu existencia,

y así, cuando conozcas tus excesos
y aprendas a vivir con otra ciencia,
podrás recomendarlo a estos y esos.



En las primeras páginas hay unas palabras para abrir boca:


LECCIÓN INAUGURAL

La literatura en los colegios debería ser un paréntesis
dentro de la actividad diaria, una hora de sosiego en la que
el alumno escucha, piensa en sus cosas o se duerme
mientras el maestro lee en voz alta libros que no tienen
por qué seguir el disparatado orden del canon escolar.

Daniel Pennac



Este libro pretende mostrar y demostrar que cualquier
cosa, por extraña o banal que sea, puede ser un poema.
Todo cuanto nos rodea tiene una naturaleza íntima,
oculta bajo su apariencia. Sólo el poeta y el niño pueden
acceder a las moléculas que determinan su estructura y
desentrañar su significante y su significado, ya sea a través
de la imaginación o de las palabras.
Abramos pues los ojos. Pongamos los cinco sentidos
en las diferentes materias que vamos a abordar en este
breve pero intenso curso poético y que conformarán el
título de nuestro relato académico.
Pero, entretanto, aguardemos con ansia el timbre y salgamos
un rato al recreo:

Hay que ver los cotilleos
que he escuchado en el pasillo
entre pitillo y pitillo,
matrícula y papeleos:
que este año son muy feos
los chavales de mi clase,
que si el finde fue un desfase,
que si aquel con disimulo
me tocó anteayer el culo
al pedir que me arrimase,
que no sé dónde se sienta
el chico del polo negro,
que jolín cuánto me alegro
de que estés hoy tan contenta
porque al fin se diera cuenta
de que estabas coladita,
que si tienes una cita,
que si ya salió la nota,
que el de atrás es un pelota,
que menuda preguntita.
A ver cuándo en el recreo
se habla de Lorca o Neruda,
de Descartes y su duda,
de Vivaldi o de Perseo
y se deja el cotilleo
para las clases tediosas
y a otras cosas, mariposas.
Doy por cerrado este mitin
citando al profesor Keating:
«cortad, desde hoy, las rosas…»

Y un par de botones de muestra:

MADAME BOVARY

La pitonisa leyó la mano de la mujer lectora. En cada
línea adivinó un capítulo de su vida: un comienzo feliz,
un nudo en la garganta y un desenlace trágico.
Desde ese día, la mujer lectora leyó entre líneas.


NANA

Duérmete (una ovejita) mi niña,
duérmete (dos ovejitas) mi amor.
que viene el lobito
peludo y feroz.

Duerme mi niña (tres ovejitas),
y cierra los ojos (cuatro ovejitas)
y sueña en silencio
con estalactitas.

Cuatro angelitos
tiene mi cama, cuatro angelitos
que me la guardan,
uno me da leche,
otro me da lana
y mi niña se duerme
hasta la mañana.

Duérmete mi niña que viene
el coco,
o el diplococo
o el estreptococo
o el estafilococo
y se lleva a las niñas
que estudian poco.

(5 ovejitas).

14 comentarios:

  1. Enhorabuena!!! Estamos deseando verlo en nuestras estanterías.
    Besos desde el bosque.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, Raúl. Lo buscaré.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso!! cientos de ojos de ESO silbarán el mágico alcance de tus letras altísimas, voladoras, musicales... Gracias por dejarnos un nuevo trabajo, queridísimo maestro, con el que descifrar el anagrama de la vida. Un abrazo enorme!!!!

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Enhorabuena! Lo compraré.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo estamos pidiendo para poder leerlo y ofrecerlo. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Raúl, un abrazo y muchas felicidades por este "hijo" tuyo tan querido. Me alegro mucho y espero tenerlo en las manos en breve. Un abrazo
    Mariano

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a todos por vuestra felicitación.
    Ojalá que el libro os haga disfrutar tanto como a mí.
    Besos y abrazos a discreción

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena Raúl,
    estoy segura de que será una joya, como todo lo que escribes, ya estoy deseando ir a la librería y tenerlo entre mis manos y mis pupilas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4:23 p. m.

    ¡Ya lo tengo entre mis dedos!
    Un gozo verlo... Un día soñé con editarlo, pero los sueños.
    Me basta ahora con disfrutarlo que es todo lo contrario de lo que la palabra indica (dis-fruta).
    Es decir: lo confruto.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar
  11. Gonzalo:

    Te reservo un sueño y otro libro... También a mí me gustaría verme editado por ti
    Un abrazo

    Raúl

    ResponderEliminar
  12. Anónimo2:01 p. m.

    Ya lo sabes: escribe un poemario para niños, y me lanzo al río. Aunque tú en cuidado. En mi pueblo dicen que si las vacas entran en el río les entra el agua por el sitio. Ese. Y eso. Va de Vacas, se llamaría.
    Un abrazo bubishero.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:47 p. m.

    Tengo 12 años, me han obligado a leerlo, y no me gusta, no estoy de acuerdo contigo, en vez de hacer que me guste más la poesía hace que me guste menos.
    Ayúdame a valorar tu libro
    Elena

    ResponderEliminar