Pasa al interior y ponte cómodo

15.1.09

El Bubisher

Mi admirado Gonzalo Moure me envía un correo con buenas nuevas. Él y mucha otra gente, mencionados en la información de la Redacción del Bubisher que transcribo a continuación, han hecho posible que todos los niños del Sáhara tengan la oportunidad de disfrutar libros maravillosos gracias al Bubisher, un camión equipado como un bibliobús, que recorre los campos de refugiados para llevar ilusión, esperanza, amor y buena suerte.
Y yo sueño con la posibilidad de viajar al Sáhara de aquí a unos meses a compartir con niños y mayores cuanto he aprendido de la poesía.


El Bubisher es fruto de la unidad. Unión de ideas, unión de esfuerzos

El Proyecto nació en el Colegio San Narciso, en Marín, Pontevedra. Sus alumnos, que ya habían colaborado con los refugiados saharauis comprando un cargamento de audífonos para los niños de los campamentos, tuvieron la idea de hacer llegar a sus escuelas libros de lectura. Cuando "Escritores por el Sáhara" les habló de la dificultad de su traslado hasta allí, los alumnos pensaron en un bibliobús. Aparentemente ingenua, la idea resultó magnífica, y empezó a transformarse en realidad, de la mano de la citada asociación de escritores. Como también haría falta dinero, los alumnos del San Narciso decidieron recaudarlo, a razón de 30 céntimos de euro a la semana de sus propios gastos. Con ese dinero, unos 3.000 euros al año, se pretende sufragar los gastos de personal saharaui y el mantenimiento del bibliobús. Algo en lo que colaboran ayuntamientos como el de Fraga, Huesca, y asociaciones como El Puente, de la misma localidad.

Pero era necesario que alguien hiciera la donación del autobús, para ser reformado. Cerradas las puertas del Instituto Cervantes y de los ministerios del estado español, se recurrió al Gobierno Vasco, por sugerencia del parlamentario Txomin Aurrekoetxea, destacado defensor de la causa saharaui. La respuesta del Lehendakari fue casi instantánea. Y fue la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui del País Vasco la que abordó la transformación del vehículo en bibliobús, su decoración y su puesta a punto. Y de su bautizo: Bubisher, el ave que simboliza la buena suerte en el Sáhara, y que ya era título de una antología de poesía saharaui en castellano.

Buena suerte fue también encontrar la colaboración de Merche Caballud y Carmen Carramiñana, profesora y maestra, Premio Nacional de Fomento de la Lectura ambas por sus grupos de lectura “Leer Juntos”. Elaboraron un proyecto lector para llevar suficientes ejemplares hasta las escuelas saharauis de libros de lectura (para préstamo y para lectura), teniendo en cuenta las edades y niveles de los alumnos (entre 8 y 12 años). El plan lector fue enviado a las editoriales más destacadas del ámbito estatal, que sin excepciones reaccionaron con generosidad y sin recorte alguno: SM, Anaya, Edelvives, Everest, Kalandraka, Kókinos, Ekaré, Media Vaca…

De inmediato, el proyecto Bubisher fue acogido con entusiasmo por los ministerios de educación y cultura del gobierno saharaui y por su delegado en España. Y encontró su acomodo en un generoso plan educativo de la Universidad de Alicante , que empezará a ser puesto en marcha este mismo otoño.

El Bubisher estará ubicado en el campamento 27 de febrero, y desde allí cubrirá también las wilayas de El Aiun y Smara, en las que se concentra la mayor parte de la población exiliada. Obvio es decir que el proyecto no podrá ser completo hasta que no se cubran también las necesidades de la wilaya de Dajla, la más lejana, y la de Ausserd. El Bubisher necesita hermanos gemelos.

Por fin, hay que hablar de voluntarios. El Bubsiher será atendido por un conductor y un animador-bibliotecario saharaui, y dirigido por la Universidad de Alicante, pero necesita también voluntarios españoles familiarizados con la promoción de la lectura, para que su funcionamiento sea ideal. A pesar de no haber comenzado todavía a rodar, ya hay decenas de voluntarios de todo el estado español, e incluso de fuera de él, dispuestos a dar parte de sus vacaciones yendo a las escuelas saharauis a llevar libros, historias, y sueños a un pueblo que necesita la cultura para sobrevivir en la tierra más inhóspita del planeta.

Ha sido tanta la gente que de alguna manera ha querido colaborar con la idea de los niños del Colegio San Narciso que es posible que hayamos cometido algún olvido. Por eso no podemos dejar de mencionar al Poemario por un Sáhara Libre, que siempre ha entendido que la cultura es un pan invisible, pero tan necesario como el otro, o a la asociación “4x4 solidario”.

Ahora, sólo resta que el Bubisher traiga, como dice la sabiduría popular saharaui, la buena suerte.


Tenéis más información en este enlace:

http://www.bubisher.com/

Y para muestra, un botón:



EL PAJARO QUE TRAE LA BUENA SUERTE from Irene Bailo on Vimeo.

6 comentarios:

  1. Anónimo11:08 a. m.

    ¡Gracias, Raúl!
    Es un gusto leerte esa intención de ir un día, no muy lejano, a ser un habitante más del Bubisher y de las escuelas de los campamentos. Sería maravilloso. Y entre los alumnos de Didáctica de la Lengua Castellana, todos saharauis licenciados de ambos sexos, hay un enorme deseo de recibir un taller de poesía. Me lo dijeron personalmente cuando estuve con ellos, en una charla, y les prometí que sería realidad, antes o después. Otros poetas, como Antonio García Teijeiro, o cuentacuentos como Félix Albo, están pensando en la misma posibilidad. No sé si este curso podréis, pero desde luego que el próximo sí.
    Un abrazo enorme.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué propuesta tan bonita! seguro que será super bien acogida, me ha alegrado mucho leerla.

    Y ya sabes, anímate a pasar por allí, te vuelves agasajado con todo lo que de allí recibes, personalmente ha sido una de las mejores experiencias de mi vida... tanto que ahora soy otra persona.

    Un abrazo lleno de poesía.

    Ruth

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gran iniciativa! Gracias por dárnosla a conocer, a parte de la oportunidad de intentar aportar un granito de arena, siempre alegra el saber de cosas así =).

    Y estoy segura de que si vas lograrás transmitir como nadie lo que has aprendido de poesía y que, cuando te vayas, habrás enseñado a más de uno a apreciarla y a quererla, como en su momento lograste conmigo (aunque no seas consciente de ello, jiji).

    Un beso,
    Raquel

    ResponderEliminar
  4. Lo copio en mi blog y lo difundo.
    Me parece una idea genial... y necesaria.

    saludos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:19 a. m.

    van para seis meses de hambruna de versos y con la anestesia de rutina inyectada en vena hace, cada día, insoportable ya la abstinencia.

    Vamos doctor, déjenos medicarnos el vicio de leerle, aunque sea un Manifiesto a Hacienda, una Oda a la empanadilla, un Dèjá vu de grandes éxitos, un yoquesé entre cortinas, un pagaré al porteador.

    Pd:
    Insisto, que nos estamos dando cuenta de que no estás.
    (Tome acta, secretaria, para apuntarlo en su libro de re-clamaciones).

    ResponderEliminar
  6. holaaaaa soy una estudiante de ilustracion , me encantan tus poemas y la informacion que aportas en el blog Un besoooooo

    ResponderEliminar