Pasa al interior y ponte cómodo

19.5.07

Salamanca, la negra


Hace días Canal 4 ponía en evidencia los dobles sentidos de los lemas de campaña del Partido Popular. Pero no sólo han descuidado, desde hace mucho tiempo, sus palabras sino también su imagen. Si paseáis por la Avenida de Villamayor, entre otras muchas de Salamanca, veréis que los reclamos electorales del PP, con Juan Vicente Herrera y Lanzarote sonrientes, están colocados en muchas farolas junto a señales de tráfico que prohíben girar a la derecha.

(Dedicado a Josetxu Morán, Fernando Saldaña, Victorino García Calderón, y a todos los que son o han sido víctimas de alguna forma de censura o lista negra)

En todas las ciudades hay un patio que ver, alguna casa, un niño enfermo, un gran hotel y dos o tres museos. En todas las ciudades hay una calle más, algún depósito, un medallón de Franco, cementerios caros, zonas azules, azafatas que miran con un silencio aéreo.
En todas las ciudades hay turistas, abogados, dictadores, legionarios de Cristo, transeúntes, chatarreros y mujeres sin prisa con los labios rojos.
En todas las ciudades hay borrachos y palomas y balcones con geranios y señoras de luto y culturistas y academias llenas y extranjeros.
Cada ciudad esconde tras de sí otra ciudad muy diferente. Y esa ciudad, de la que viven los cronistas de sucesos, tiene otra historia y otra vida y otros hombres que pagan sus impuestos o sus culpas.
Aquí también hay dos ciudades. La Salamanca culta y limpia de los folletos de turismo. La muy noble, leal, apacible y hospitalaria. La Salamanca blanca. La renaciente maravilla de Unamuno. La que alentaba el corazón de los tenderos y los estudiantes con las muchas industrias de sus gentes y su historia, hija de la imaginación, la magia y la literatura. La del alto soto de Torres. La que vivía del arte y para el arte. La que nació de un sueño.
Y la oculta e impía. La negra. Esa otra ciudad sumergida que se obstina en vivir y morir cada minuto. La que, después de muchas páginas –algunas casi vírgenes en las bibliotecas- decidió olvidar su historia y vivir de las rentas. La que enseña sus escrúpulos y no deja dormir a los que sueñan. La Salamanca del hambre y la miseria, la violencia, el abandono y la incultura. La Salamanca derrotada por el tiempo; la que es mercado de saberes y de encuentros, de sueños urbanizados, de una cultura importada; la que empaña el color de las postales; la vendedora de noches y de piedras; la que calla y otorga. La Salamanca de postín y de fachadas. La del alto soto de grúas. La Salamanca Sociedad Anónima. La de los pueblos fronterizos. La Salamanca de las inmobiliarias. La de los bandos. La de charanga y pandereta, la derruida, la ostentosa, la sucia, la negra.
Aquella otra, la de la copla, era mantenida por cuatro carboneritos de los que entonces llegaban de la sierra con el mineral para ayudar a pobres y estudiantes a vencer el frío La negra, en cambio, se mantiene sola, intacta, ajena a la cultura y al pasado. Lejos de toda pretensión. La Salamanca que impone sus leyes, la que subyuga, la que invita al destierro, la de los medios que consienten, la de los fines ilícitos, la de los pícaros, la de los ciegos, la que censura a quienes la defienden.
Hay ciudades de vivos y de muertos, ciudades con historia y con futuro. Y hay ciudades (adiós, señor alcalde) que aprenderán un día. Ojalá que el 27 sea ese día.

9 comentarios:

  1. Ja ja ja ja... qué bueno los carteles junto prohibido girar a la derecha, jajaja.
    De nuevo tu exactitud en las palabras. Aunque no hay razón, hay razones... Y en esto de la política, no sé si me equivoco pero creo que hay un gran porcentaje de ciudadanos desilusionados y hartos de tanto...
    Yo VOTO por el voto en blanco, el voto crítico, el que debiera tener su lugar en los sillones con la ausencia y el aire, ese voto que merece ser escuchado de una vez...

    ResponderEliminar
  2. xDDDD. La verdad es que hay coincidencias muy buenas. Yo me quedo con un "arreglillo" que le han preparado al Herrera y que parece un payaso, también eliminando el "fianza" del lema y dibujando unos billetes xDD.

    A Lanzabotes le podían recortar el bigote por los lados... y creo que quedaba perfecto!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la entrada, este texto de Salamanca la negra lo leíste en el Mateo y buah me encanta y además me encanto tu forma de leerlo, ojala mientras lo leyerás en casa se escuchará tu voz porque es todavía mucho mejor.

    '' Hay ciudades de vivos y de muertos, ciudades con historia y con futuro. Y hay ciudades (adiós, señor alcalde) que aprenderán un día. Ojalá que el 27 sea ese día ''

    Ojalá sea verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hay ciudades, y pueblos y mundos enteros...
    Algunos aprenderán pero, ¿todos? No lo creo.

    Aunque lo espero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué ironía... Vota a Lanzarote, pero recuerda que está prohibido girar a la derecha. Más ganaríamos si siguieramos el consejo de la señal, y no el bigote del señor Lanzarote, el cual está demasiado visto por nosotros, los habitantes salmantinos.

    Siento este mini comentario, pero ando de exámenes y no estoy muy inspirada.

    Un beso, y a seguir escribiendo así.

    ResponderEliminar
  6. Vamos,que no te gusta lo que votan tus conciudadanos y lo achacas a la ignorancia.Con argumentos como ese(expuesto de una manera un tanto cursilona,con perdón),no me extraña que Lanzarote siga ganando,y no soy votante suyo.En fin.

    ResponderEliminar
  7. Ah!,y una humilde sugerencia para próximas entradas;la próxima vez puedes inspirarte en el señor de los anillos,y te montas algo mejor tu ceunto de elfos buenos y cultos y orcos malos y sucios.

    ResponderEliminar
  8. Raúl Vacas12:49 a. m.

    Hola M:

    Yo tampoco voto a Lanzarote, el principal (aunque no único) responsable de la Salamanca negra de la que hablo.
    Ni creo que haya ciudadanos (o elfos, como tú dices) buenos y malos.
    Tampoco achaco la cuestión a la ignorancia.
    Siempre he sido respetuoso con mis conciudadanos (si la mayoría decide votar a Lanzarote lo acepto pero no lo comparto, simplemente)
    Y no me gustan los orcos, ni los elfos, ni el señor de los Anillos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. "Raúl es carnívoro, ludópata, palíndromo, licántropo y agnóstico."

    he pasado por aqui.. :):) y m ehe enamorado de tu blog. ^^

    La verdad que es un poco dificil echar a esos malditos que solo hacen dar marcha atrás una ciudad.. por aquí también hay varios de ellos. Y creo que si siguen ahí es por miedo a que venga algo peor y la gente les sigue votando..

    un saludo

    ResponderEliminar